Humedad por capilaridad en las paredes

Humedad por capilaridad en las paredes

La humedad por capilaridad en las paredes, es la humedad que sube por las paredes desde el suelo, en pilares o elementos verticales, que se apoyan directamente en la solera.

La mejor solución sería eliminar definitivamente ese exceso de humedad que tiene el suelo, o el terreno en el que se asienta nuestra vivienda, pero no siempre podemos llevar esa solución a la práctica. (Terrenos en monte, corrientes subterráneas …)

Si tenemos un exceso de humedad en el terreno, y nos sube por capilaridad, podemos utilizar varias técnicas:

Colocación de una barrera de vapor

Colocación de una barrera de vapor y un pladur antihumedad. Una solución limpia, barata y efectiva, que apenas requiere obra.

Aplicación de un mortero aireador de saneamiento

Compuesto de una red de microporos que absorben y extraen el agua del muro, evaporándola y lanzándola a la atmósfera en forma de vapor.

Para ello, en primer lugar, tenemos que picar todo el revestimiento existente, hasta llegar al soporte firme (cerámica, hormigón, mampostería).

Con el soporte limpio, aplicamos el mortero concentrado en enfoscado previo de igualación, maestreado y dando la nivelación deseada a la pared. Es un mortero de grano grueso, por lo que el acabado es algo tosco. Se puede dejar en un acabado fino, aplicando otra capa del mismo mortero fino.

La pintura de revestimiento es importante que deje respirar al conjunto, aplicar una de resinas de pliolite.

Drenar el borde del cerramiento

Si podemos actuar por el exterior, abrir una zanja, y colocar una lámina impermeabilizante transpirable que proteja la base del muro, encima una lámina de drenaje, un encharcado de grava y un tubo de drenaje, tapado con grava también. Así conseguimos canalizar parte del agua, si se trata de una zona en pendiente.

Colocar un sistema eléctrico

Que mediante electro-ósmosis, ioniza el agua para que descienda en lugar de ascender.

Colocar una arqueta interior

Esto es más complicado si se trata del interior de una vivienda, pero si se puede, una arqueta drenante resulta muy efectiva para bajar el nivel de agua. En este caso hay que tomar precauciones, porque dependiendo del terreno el descenso de humedad puede provocarnos asentamientos y grietas no deseadas.

 

 

Humedad por capilaridad en las paredes